Nitrógeno: difícil de captar

Un cultivo sano y vigoroso, eso es lo que usted quiere ver en su campo de cultivos herbáceos u hortalizas. Para ello, el nitrógeno juega un papel importante: la cantidad precisa en el momento preciso. No demasiado, por el riesgo de pérdida de calidad, enfermedades y lixiviación. Pero tampoco muy poco, por el rendimiento. En parte, eso se puede manejar a través de la fertilización, pero en parte, no:

Sin embargo, puede llegar a conocer mejor este terreno.

¿Qué actúa en qué momento?

La materia orgánica en el suelo es un conjunto complejo. Fertilizantes, restos de cultivos y abonos verdes de los años precedentes constituyen, junto con el humus, la reserva de la que se libera el nitrógeno para sus cultivos. Hay tablas que indican el suministro de nitrógeno previsto. Pero existe un recurso mejor y más fácil para hacerse una idea: el programa de ordenador denominado NDICEA planificador de nitrógeno.

NDICEA planificador de nitrógeno: presentación sencilla de una materia compleja

El programa NDICEA planificador de nitrógeno ofrece un enfoque integrado de la cuestión si sus cultivos dispondrán de suficiente nitrógeno. Esto va más allá de un simple balance de nitrógeno: la necesidad del cultivo por un lado y la disponibilidad esperada en base a fertilizantes (químicos), restos de cultivos, abonos verdes y suelo por el otro.

El programa de ordenador NDICEA está siendo utilizado, perfeccionado y probado en la práctica por el Louis Bolk Instituut desde hace quince años. La particularidad única del planificador de nitrógeno NDICEA es la combinación de una interfaz muy sencilla y fácil de usar con cálculos sumamente complejos, que redunda en una indicación sencilla, accesible y fidedigna de los metabolismos de nitrógeno y de la materia orgánica en su explotación.

NDICEA para otros países

El modelo ha sido desarrollado en Holanda. En la última versión, Holanda,Flandes, Inglaterra, Denemarka y España son las opciones de país preestablecidas. Sin embargo, el programa se utiliza con éxito en varios otros países. Como idioma se puede elegir entre el holandés, el inglés y el español, pero se pueden introducir fácilmente otros idiomas.Para el uso en otros países (otros suelos, otros cultivos, otros fertilizantes y otras condiciones meteorológicas), se puede adaptar el modelo cambiando sus bases de datos y conectándolo a través de la World Wide Web con los datos de otras estaciones meteorológicas. Si tiene interés, puede ponerse en contacto con don Geert-Jan van der Burgt: g.vanderburgt[arroba]louisbolk.nl.


© Louis Bolk Instituut, Driebergen, Hollanda, 2017